Acerca de mi

Soy Susana Villalba Álvarez, abogada por vocación y llevo casi 20 años entre leyes y papeles. En mis comienzos, muy duros por cierto, fui abogada generalista, llevando asuntos laborales, civiles, administrativos e incluso penales, pero poco a poco fui descubriendo el ámbito del Derecho que realmente me apasiona, que es el Derecho de Familia. Durante años, me formé con cursos especializados en esta materia, y casi por casualidad conocí la Mediación y me atrapó, hasta el punto de formarme todo lo que pude, y hoy soy Mediadora Familiar.

A mi modo de ver, el Derecho de Familia tiene un componente muy personal que hace que la profesión de abogado tenga aquí más sentido que en ningún otro ámbito del derecho.

Tengo verdadera pasión por la infancia y quizás eso hace que encante mi trabajo. Los niños son los grandes protagonistas del Derecho de Familia. Pero por desgracia son en ocasiones los grandes olvidados, manipulados a veces y los que siempre y en todo momento hay que proteger.

Todos los abogados en general, pero muy especialmente los abogados de familia, tenemos una obligación moral y una responsabilidad mayor, porque tenemos en nuestras manos a familias rotas, trabajamos con sentimientos, con el futuro de las personas, y no hay mayor privilegio que alguien confié en ti para tal misión. Por eso me considero muy afortunada porque mis clientes me permitan entrar en sus vidas y ayudarles. Pero también me siento con una enorme responsabilidad, porque quiero ofrecerles el mejor servicio posible. Un servicio de calidad y eficiencia, en el que es fundamental la especialización, y la formación continua, así como el respeto y la ética profesional.

Quizás esto me diferencia de otros abogados. Me encanta mi trabajo, disfruto con lo que hago, lo siento y lo vivo con gran responsabilidad y humildad, e intento dar siempre lo mejor de mí.

 

Gracias a todos los que han confiado en mí y bienvenidos todos.

 

Esta es vuestra casa.