CONCILIACIÓN FAMILIAR, ¿sueño o realidad?

¡Hola Familia!

Ayer leía un artículo que decía que cada vez son más los padres que se involucran en la crianza de los hijos, lo que me ha llevado a preguntarme, ¿habremos avanzado realmente en la conciliación de la vida familiar y laboral? Creo que es algo que nos preocupa a todos los que tenemos familia, y con independencia de las edades de los hijos, si bien parece más necesario cuando nuestros hijos son más pequeños.

Lo cierto es que parece difícil, conciliar la vida laboral y familiar cuando analizas los horarios de la mayoría de los que trabajan y los horarios escolares de nuestros hijos.

Juan y María son un matrimonio que tienen dos hijos, Lucas de 4 años y Andrea de 8 años. Juan es informático y trabaja de 8,00 a 18,00 y Maria trabaja en un despacho de arquitectos como secretaria y su horario es de 9,00 a 14,00 y de 16,00 a 19,00 horas.  El colegio de los niños empieza a las 9,00 por lo que tienen que apuntarles a horario ampliado y levantarles a las 7,00 de la mañana, cuando podrían dormir hasta las 8,00 horas si sus padres entraran mas tarde a trabajar. Como no podía ser de otra forma, Lucas y Andrea se quedan a comedor, y como salen a las 17,00, van a Biblioteca y clases de Ballet, y Fútbol hasta que a las 19,00 horas llega Juan a recogerles.

¿Os resulta familiar?

Por desgracia, ese es el día a día de muchos padres y muchos niños. Si lo analizamos, es brutal el tiempo que nuestros hijos pasan fuera de casa. En el caso de Lucas y Andrea, desde las 7,30 hasta las 19,00 horas. Cuando llegan a su casa, deben hacer los deberes, ducharse y cenar. ¿Dónde está el tiempo de ocio, de jugar, de descansar, de no hacer nada?

¿Cuál es el problema?

A mi modo de ver, hay un problema grave de incompatibilidad de horarios. Los niños deben pasar más tiempo fuera de casa porque sus padres tienen unos horarios laborales que abarcan prácticamente todo el día. Y los padres, son los que tienen el derecho y el deber de cuidar a sus hijos, educarlos, pasar tiempo con ellos, no los abuelos, ni terceras personas. ¿Cuántas veces nos hemos quejado de que nuestros hijos tienen muchas vacaciones escolares? Pero realmente ese no es el problema, sino el no poder estar con ellos mientras no van al colegio.

¿Cómo se podría solucionar?

Hasta ahora, parece que los poderes públicos entienden que la forma de conciliar es ofrecer mecanismos para que los padres puedan trabajar mas, mientras los hijos están “aparcados”. Vivimos en una sociedad en la prima la cultura del presencialismo frente a la eficiencia y el trabajo. Parece que el que más horas hace es mejor trabajador cuando la realidad es que en ocasiones es justo al revés.

Una solución es mirar a nuestros vecinos y sentirnos europeos de verdad y no solo cuando jugamos la “Champions League”. En la mayoría de los países europeos está mal visto quedarse a trabajar hasta tarde y es considerado un signo de ineficiencia y de falta de responsabilidad con la familia y con la sociedad. En Suecia, se considera un deber cívico al igual que el pago de impuestos, atender al cuidado y crianza de los hijos.

Y mientras esto ocurre en “nuestra Europa”, aquí tenemos que ver en las noticias que una sentencia de un juez de Madrid reconoce el derecho de un cocinero a flexibilizar en un máximo de una hora el horario de entrada matinal de lunes a viernes sin penalización, para poder llevar a su hijo a la guardería, ya que su ausencia no afectaba al servicio del comedor en el que trabajaba.

Señoras y señores, es hora de legislar. Los jueces solo pueden aplicar las leyes, y lo cierto es que nuestra legislación actual no persigue reparar estos problemas sociales. La Conciliación lejos de ser un eslogan propagandístico y electoralista debe ser un compromiso real de los poderes públicos, porque es un asunto que afecta de lleno a la productividad del país, al bienestar de los ciudadanos y la educación de las generaciones futuras.

Legislar para cambiar.

¿Qué pensáis?

 Que tengáis un feliz día!! Gracias por estar ahí y compartir.

No Comments

Post A Comment