¿CUSTODIA COMPARTIDA PARA NO PAGAR PENSIÓN DE ALIMENTOS?

¡Hola Familia!

Hoy traigo un tema polémico donde los haya pero, por desgracia, más común de lo que sería deseable. Vaya por delante que creo firmemente en la guarda y custodia compartida, pero aplicada correctamente, en beneficio de los hijos, siempre.  Y también quiero dejar claro que no hay formulas mágicas y que no se puede generalizar. Cada familia es diferente, con normas distintas, formas de organizarse distintas y por eso su separación o divorcio debe ser diferente y ajustada a su realidad, y las medidas de los hijos también, incluida la guarda y custodia.

Pero, lo cierto es que es común la creencia de que la guarda y custodia compartida supone que como los hijos pasan el mismo tiempo con cada progenitor, no debe fijarse pensión de alimentos. ¿Vosotros qué pensáis?

Os pongo un ejemplo: matrimonio divorciado con un hijo de 9 años, que acuerdan la guarda y custodia compartida por semanas. Ella tiene un cargo directivo en una empresa multinacional y gana 4.000 € al mes. El actualmente está en paro y percibe una prestación de 1.000 € al mes. En cuanto a los gastos, son similares en ambos casos. Viven ambos de alquiler en la misma zona, en pisos de idénticas características para estar cerca del cole del niño. En esta situación, ¿pensáis que los dos están en las mismas condiciones económicas para garantizar el bienestar de su hijo?  ¿Notará diferencias el menor cuando esté en casa de su madre o de su padre, en  cuanto a alimentación, ropa, ocio o caprichos?

Yo creo que esta situación no es positiva para el menor, ni para los padres. A la larga puede generar y provocar situaciones de rechazo hacia uno de los progenitores y preferencias por aquel que puede ofrecer al menor una “vida mejor” ¿Cómo podemos solucionarlo? Pues en el caso que os he puesto de ejemplo, creo que dado que la madre percibe más ingresos que el padre y con el único fin de garantizar que las necesidades del menor se vean cubiertas de forma equilibrada e igualitaria, la madre debería hacer una aportación para contribuir al sostenimiento de las cargas familiares. A mí no me gusta hablar de pensión de alimentos. Prefiero denominarlo contribución al mantenimiento de las cargas familiares. Es más largo e incluso más difícil, pero creo que define mejor lo que es, o lo que debería ser.

Por ello, a mi modo de ver, sea cual sea el sistema de custodia que acordemos para nuestros hijos, debemos analizar cuál es la situación real de la familia: los gastos que tienen nuestros hijos, los ingresos que tenemos cada uno de los progenitores, nuestros gastos, y equilibrarlo todo para que los hijos tengan sus necesidades cubiertas y los progenitores puedan asumir sus responsabilidades sin “morir en el intento”.

Suena bonito, ¿verdad? Pues se puede hacer, ¡os lo aseguro! Los ingredientes necesarios son: SENTIDO COMÚN, BUENA VOLUNTAD, CAPACIDAD Y GANAS DE ESCUCHAR Y SER OÍDO, y por supuesto, UN BUEN ABOGADO DE FAMILIA, que os acompañe y….. eso ya lo tenéis. 😉

Me encantaría saber lo que opináis. Os animo a que os expreséis libremente, seguro que nos ayuda a todos…

¡Gracias por estar ahí y compartir!

Abrazos