JUSTICIA, ¿GRATUITA?

¡Hola Familia!

No sé si sabéis que hoy 12 de julio de 2016 se celebra el DÍA DE LA JUSTICIA GRATUITA Y DEL TURNO DE OFICIO.  

Es un día especial, porque para mí ser una abogada del Turno de Oficio es la máxima expresión de mi profesión. Representa la lucha por la defensa de los intereses de todos, con independencia de que tengan recursos o no, de su clase social, posición o profesión. Implica una justicia para todos. Pero, más allá de lo que representa, y del lado “romántico” de nuestra profesión, lo cierto es que la realidad dista mucho de ser lo que debería ser y me explico:

Hay que dignificar la profesión del abogado de turno de oficio. Somos profesionales cualificados, con gran experiencia y dedicación plena a cada caso que nos encomiendan y debemos recibir una contraprestación a nuestros servicios acorde a la calidad que ofrecemos. No es “digno” que un abogado que dedica muchas horas, esfuerzo, y trabajo efectivo a un procedimiento cobre menos de 10 € la hora.

Hay que fijar un sistema real y efectivo de acceso a la justicia gratuita. Debería haber un control real de las personas que acceden al servicio de gratuidad, tanto respecto de los ingresos reales que perciben como de las pretensiones y el interés real en el asunto que les ocupa. Llevo más de 10 años como abogada del turno y afortunadamente han sido pocos, pero me he encontrado con personas que acuden a demandar “porque es gratis”, sin tener el mas mínimo interés en solucionar realmente su problema. En ocasiones me ha costado muchísimo localizarles, no me han dado toda la documentación, no han tenido el mas mínimo interés en su asunto impidiendo que pudiera hacer correctamente mi trabajo, incluso “como es gratis vamos a recurrir aunque no tenga razón”. De esto no se habla nunca y es una realidad. A mí personalmente me produce mucha impotencia ver como hay personas que realmente necesitan acudir a un abogado para solucionar sus problemas y como no llegan al mínimo legal exigido y no pueden costearse un abogado, no pueden actuar frustrándose sus derechos. Resulta especialmente grave en los procesos de Familia, cuando esta en juego el futuro de unos padres y los derechos de unos niños que deben salvaguardarse y protegerse por encima de todo.

Y ambas cosas son fundamentales y van unidas. Ojalá en un futuro no muy lejano, podamos tener un sistema de justicia gratuita real, equilibrado, eficaz y efectivo que proteja al mayor número de personas, y un turno de oficio formado por abogados y abogadas de calidad y con una remuneración a la altura del servicio que prestan.

¿Creéis que debe regularse el acceso a la justicia en función de los ingresos? ¿Cuáles deberían ser esos ingresos mínimos? ¿Cómo se garantiza el derecho a la justicia para todos, que señala nuestra Constitución?

Que tengáis un feliz día!! Gracias por estar ahí y compartir.

IGUALES EN DERECHOS, IGUALES EN JUSTICIA

#DiaJusticiaGratuita #TurnoOficio

1 Comment
  • robergonpane
    Posted at 11:37h, 12 julio Responder

    Efectivamente debería regularse mejor el acceso a la justicia gratuita, pero no le interesa en absoluto a la élite dominante. La Justicia es la base del orden y la paz social porque son una justicia eficaz los derechos ciudadanos se convierten en papel mojado porque es imposible ejercerlos salvo que tengas la fuerza necesaria (poder económico principalmente) para defenderlos. Por ello mantener la Justicia gratuita bajo mínimos, tiene el mismo objetivo de dominación social que lo correspondiente a las otras prestaciones sociales básicas: educación, sanidad, protección por desempleo, pensiones y dependencia. Los fundamentalistas Neoliberales imponen el discurso del “pernicioso gasto público” porque no quieren que se vean los lógicos beneficios económicos de la inversión pública en el sustento de los servicios sociales. Niegan la mayor considerando gasto y no inversión, ocultando que la práctica totalidad del “gasto público” en estos servicios sociales revierte a la economía real en forma de sueldos a trabajadores y equipamiento que se compran a empresas suministradoras, es decir que se inyecta indirectamente liquidez a la economía porque por un lado los trabajadores se gastan casi todo su sueldo (el nivel de ahorro con los niveles salariales actuales es ridículo) y las empresas suministradoras se mantienen a flote preservando empleos y más salarios que igualmente se gastan mensualmente en la economía real. Y este mecanismo tan lógico de funcionamiento de la economía, han conseguido enterrarlo con absurdos como el de “ponga usted a trabajar a su dinero” que se han impuesto muchísimo más allá de lo razonable en el mercado financiero global, hasta perder la inversión especulativa cualquier contacto con la economía real resultando al final que de tanto poner a trabajar al dinero, son las personas las que se quedan sin trabajo.
    Y en este orden de cosas es tristemente lógico que paguen sueldos ridículos en el turno de oficio, que sea la Justicia tan lenta y que encima ocurran cosas “raras” como el hecho de que hace un mes entrara en la cárcel un joven por haber estafado 75€ (o algo así) hace 4 años, mientras que a Leo Messi (que no necesita de Justicia gratuita) le condenan por fraude fiscal y por supuesto nose habla de cárcel y ya veremos si hay multa o no, pero encima tenemos que aguantar la vergüenza de que Fútbol Club Barcelona inicie una campaña de apoyo a su jugador diciendo que #todossomosMessi o algo parecido, invitándonos (debe ser) a todos a defraudar al fisco. Lamentable sin duda especialmente en el día internacional de la Justicia gratuita.

Post A Comment