¿PUEDO NEGARME A HACER UNA PRUEBA DE PATERNIDAD?

¡Hola Familia!

Estas últimas semanas ha sido noticia la presentación por parte del torero Manuel Díaz “El Cordobés” de una demanda de paternidad contra el diestro Manuel Benítez, “El Cordobés” porque según sus palabras: «me entristece no saber qué decirles a mi hijos cada vez que me preguntan dónde está su abuelo».

Dejando al margen el “mundo taurino” ;-),  creo que puede resultar interesante saber un poco mas sobre las demandas de paternidad, que tan a menudo están de actualidad.

Nuestra Constitución nos dice que todos los hijos son Iguales ante la Ley, con independencia de que la Filiación sea Matrimonial o Extra-matrimonial y nuestra Ley de Enjuiciamiento Civil, permite la Investigación de la Paternidad. Hasta aquí, perfecto, pero ¿Qué ocurre cuando existen dudas sobre la paternidad que se pretende atribuir? ¿Cómo saber si esa paternidad es real o figurada?

Lo primero que hay que saber es que para que una demanda de paternidad sea admitida por el juzgado, debe presentar indicios probatorios o principios de prueba, que convenzan al juez de que hay visos de credibilidad. En segundo lugar, la demanda de paternidad irá acompañada de una solicitud de Pruebas Biológicas de Paternidad,  ya que ofrecen una certeza absoluta cuando el resultado es negativo, y, de más de un 99% cuando es positivo.

Y aquí viene la pregunta protagonista de este post, ¿PUEDO NEGARME A HACER UNA PRUEBA DE PATERNIDAD?

Una negativa a realizar una prueba genética del ADN, si es injustificada, permite al tribunal declara la existencia de filiación (el menor es hijo del demandado) porque entiende esa postura como una confesión presunta.

Entonces, ¿Cabe una negativa justificada? Normalmente las causas por las que se oponen los presuntos padres demandados a practicar las pruebas de ADN son, que atentan contra el Honor, Dignidad de la Persona Humana, Intimidad, Privacidad, Imagen e Integridad Física. Nuestro Tribunal Constitucional ha desmontado esta argumentación señalando que:  “El Derecho a la Integridad Física y a la Intimidad Personal, no se infringe cuando alguien debe someterse a una Prueba prevista en las Leyes, acordada, razonablemente, por un Juez”. Pero hay unas excepciones a esta regla general según el Alto Tribunal.

Solo podrá negarse a la práctica de una Prueba de ADN, ordenada por un juez en los siguientes supuestos:

  • Cuando no exista ningún indicio serio (fotografías, cartas, vídeos, testimonios de amigos o familia) de que el demandado ha mantenido las relaciones sexuales que le atribuye la mujer demandante. Si no la conoce, o su relación fue tan esporádica o circunstancial que no permita deducir que sea el padre.
  • Cuando de realizarse tal prueba, exista un grave riesgo para la salud, lo que deberá acreditarse con Informes Médicos.
  • Cuando el juez haya acordado la prueba sin motivación alguna, o en el caso de que sea la única prueba determinante.

El Constitucional sostiene que no es posible declarar un Paternidad, basándose única y exclusivamente en la negativa del demandado a someterse a dicha prueba, ya que, siempre deberá de ir acompañada de otro conjunto de indicios que así lo corroboren.

Y termino con una frase del Tribunal Supremo que señala que este silencio no puede interpretarse como una confesión pero, advierte de que “quien calla no otorga, pero tampoco parece que niegue“.

¿Qué opináis? ¿Estáis de acuerdo que la negativa a practicar la prueba de ADN se interprete como una afirmación de la filiación?

¡Muchas gracias por estar ahí y compartir!