¿Puedo vacunar a mi hijo contra la covid-19 si el otro progenitor se niega?

Lo primero que debes saber es que esta problemática solo se va a plantear si tus hijos son menores de 16 años, ya que, a partir de esa edad, pueden decidir por sí mismos si se vacunan o no contra la covid-19.

Por lo tanto, en el caso de que tengas hijos menores de 16 años, debes saber que la decisión sobre su vacunación forma parte de la patria potestad que tenéis ambos progenitores. Esto significa que, por el hecho de ser padres, ambos tenéis voz y voto sobre las esferas más importantes de la vida de vuestros hijos y en concreto podéis decidir sobre todo lo relativo a su salud.

En consecuencia, la decisión sobre la vacunación contra la covid-19, les corresponde a los padres por igual, con independencia de quién tenga la custodia. Solo en el caso de que uno de ellos estuviera privado de la patria potestad por sentencia firme, el otro podría decidir libremente sobre este aspecto.

Como vemos, es necesario el consenso, pero, ¿Qué ocurre si no os poneis de acuerdo? En ese caso, es el juez el que debe decidir si el menor tiene que ser vacunado o no, a través de un procedimiento de jurisdicción voluntaria por ejercicio de la patria potestad.

Si unilateralmente decides vacunar a tu hijo sin el consentimiento del otro progenitor, puedes arriesgarte a que te denuncie. En este caso, el juez analizará si sobrepasaste las facultades inherentes a la patria potestad, si obraste o no correctamente y podrá tomar medidas que, en el peor de los casos, podría suponer un cambio de la custodia de tus hijos.

Para evitar todo esto, es fundamental el diálogo entre los progenitores. Dejar de lado los intereses personales y mirar siempre por el bienestar de los hijos comunes. Judicializar estas situaciones, supone un desgaste emocional y económico enorme para los padres, pero, sobre todo, daña enormemente a los hijos, que se convierten en protagonistas de un litigio judicial.

En este caso la mediación tiene un papel protagonista ya que permite a los padres sentarse en un entorno seguro, exponer sus ideas y buscar una solución amistosa al margen del juzgado.

Si te encuentras en esta situación o conoces a alguien que lo necesite, puedo ayudarte, puedo ayudaros.

Gracias por compartirlo en Facebook o LinkedIn.

¡Nos vemos pronto!

Sin comentarios

Si quieres hacer un comentario sobre un caso personal, disponemos de un servicio de consultas online.