HOMBRES MALTRATADOS, ¿INVISIBLES?

¡Hola Familia!

Antes de nada, desde aquí quiero manifestar mi más absoluto respeto y solidaridad hacia todas las personas que están sufriendo algún tipo de maltrato, físico o spsíquico y con independencia de su edad, sexo o condición. Y desde ese respeto absoluto, tan solo pretendo crear un espacio, en el que juntos podamos reflexionar sobre nuestra realidad social, compartir opiniones, experiencias y enriquecernos en definitiva.

Seguro que todos habéis visto la típica escena de una película “romántica” en la que una mujer muy ofendida le da una bofetada a un hombre que acaba de cconfesarque ya no estaba enamorado de ella. Os suena ¿verdad? ¿Os parece maltrato? ¿Qué ocurre si la escena fuera justo al revés, y la bofetada se la da él a ella?

Estoy segura que en el primer caso, cuando es el hombre el que le propina una bofetada a ella, a la mayoría nos causa mayor sensación de rechazo y, ¿Por qué no al revés, cuando es la mujer la que le pega a él? ¿No creéis que estemos ante un mismo hecho? ¿No se trata de personas, de distinto sexo, pero personas al fin y al cabo?

Soy consciente que es un tema muy delicado, complicado, y no se puede banalizar, pero me encantaría reflexionar con vosotros sobre ello.

Lo primero que hay que tener claro es que nuestra legislación define la Violencia de género como un tipo de violencia física o psicológica que afecta de forma negativa sobre el bienestar físico social o síquico ( y se especifica) de las mujeres, no de las personas. Por lo tanto, nuestra legislación de violencia de género esta regulando la violencia que se dirige únicamente contra las mujeres.

En esto como en todo, hay opiniones para todos los gustos.

Los defensores de que en la ley de violencia de género no estén los hombres y solo las mujeres argumentan que nuestra sociedad es patriarcal, es decir, vivimos en una sociedad donde el hombre tiene el poder sobre la mujer en todos los ámbitos, y en especial en el económico. Es el hombre el que sustenta a la familia, y la mujer quien cuida a los hijos y la casa, lo que hace que las mujeres estén supeditadas al hombre impidiendo que aquellas tomen sus propias decisiones. Se establece una relación de poder del hombre sobre la mujer, materializada a través del sometimiento y de la violencia, no solo física, sino también a través de una violencia invisible (acoso, humillaciones).

En este orden de cosas, y ante el aumento de las mujeres asesinadas, a partir del 2004 se incluyó en nuestro Código Penal un tipo de Violencia denominada “de género” para referirse a la violencia contra la mujer. Así, los defensores de no incluir a los hombres en este tipo de violencia entienden que de hacerse, se perdería el motivo y razón de ser, que es el género. Entienden que no hay relaciones de poder de la mujer sobre el hombre y en consecuencia no se les puede aplicar la ley de violencia de género porque está hecha expresamente para proteger a las mujeres de los abusos recibidos por el sexo opuesto.

Sin embargo, ¿qué ocurre con ellos? Quién protege a los hombres que están sufriendo malos tratos a manos de sus mujeres? Según nuestro Código Penal cuando un hombre sufre una agresión a manos de su mujer es un caso de violencia domestica y supone una pena inferior. Que ocurre entonces, si el maltrato a los hombres es una realidad, ¿por qué no hay denuncias de los hombres? ¿SON INVISIBLES? 

Parece ser que existen varios factores que llevan a los hombres a no denunciar estos hechos, y a que realmente parezcan invisibles. Agunos de los motivos son: Por falta de apoyo institucional, es decir, no hay un teléfono de atención a los hombres, como en el caso de las mujeres. Por falta de apoyo legal, ya que no hay una ley expresa que los proteja. Por falta de apoyo social, por parte de familiares, y conciencia social. Existe ese miedo al ridículo o a faltar a esa imagen de atribuciones de género, como por ejemplo que “el hombre debe ser fuerte”. Por último, igual que en el caso de las mujeres maltratadas, hay creencias del tipo: “me lo merezco, yo me lo he buscado, la he hecho enfadar”, que impiden actuar y poner freno a situaciones de maltrato.

No sé a vosotros, pero a mí me surgen las siguientes preguntas:

¿Seguimos viviendo en una sociedad machista? ¿Habéis conocido a algún hombre maltratado? ¿Creéis que la violencia entiende de géneros? ¿Cómo protege la sociedad a los hombres que reciben malos tratos?

¡Contadme! ¿Qué opináis?

¡Gracias por estar siempre ahí, y compartir!

¡Bienvenidos a un Servicio Integral para Familias!.

https://svillalbaabogados.es/servicio-integral-para-familias

Hasta pronto. Abrazos

No Comments

Post A Comment